martes, 6 de junio de 2017

Aruba, paraíso de boliburgueses

 

Los planes de triangulación petrolera entre Venezuela, Rusia y Siria fueron prescindidos. Inicialmente el principal operador era Wilmer Ruperti, quien incluso llegó a pensar comprar la obsoleta refinería de Aruba que anteriormente era operada por Valero Energy Corporation. Ruperti accedió al Palacio de Miraflores de la mano de Alexander Del Nogal, durante el Paro Petrolero del 2002, época desde la que se convirtió en el mayor magnate petrolero de Venezuela.

 

Sus gestiones en Aruba eran apoyadas entonces por el Cónsul Arias Fuenmayor, hijo del gobernador Francisco Arias Cárdenas. Posteriormente cambia la visión de la negociación y entran al ruedo CITGO, Nelson Martínez, Roberto Rincón, el ministro arubeño Mike De Meza y Hugo Carvajal, al ser designado Cónsul en la isla y antes de ser apresado por la DEA, incidente que retrasó mucho los planes entre CITGO y Aruba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario