jueves, 17 de diciembre de 2015

Alemanes acusan al duque Rincón



La familia del empresario alemán Christophorus Kleuters se oye que concentraron a un equipo de investigación y de abogados para acusar al duque Roberto Rincón. Buscan pistas que los lleven hasta los autores intelectuales del homicidio.
Meses posteriores de la muerte del empresario alemán Kleuters Chistophorus Wilhelm se incorporan otras hipótesis. Este ciudadano había arribado a Caracas, proveniente desde Alemania, con una gran cantidad de dinero. Al día siguiente se reuniría con representantes del gobierno de Aruba, a quienes concretaría una oferta por la obsoleta refinería de la isla. Kleuters Chistophorus Wilhelm había viajado en uno de los aviones del duque Roberto Rincón, dormiría una noche en el hotel Eurobuilding de Caracas y al día siguiente sería trasladado en el mismo avión hacia Aruba.
Cuando llegó al hotel fue asesinado por presuntos atracadores. En la acción actuaron varios delincuentes, quienes también dieron muerte al escolta del empresario. Se le despejaba el camino al duque Rincón para apoderarse de la refinería de Aruba, gracias a su amigabilidad con Citgo y su presidente Nelson Martínez. Hoy se incorpora a las hipótesis a Rafael Reiter, amigable a Rincón. Germinaron cuando se puso en boga la sustracción de grandes cantidades de crudo, derivados y su venta en alta mar. Reiter tenía el control sobre la seguridad interna de PDVSA.


El empresario alemán Christophorus Wilhelm Kleuters, de 57 años, asesinado la tarde de este miércoles en el Hotel Euribuilding, en Caracas, había llegado a Venezuela procedente de Frankfurt, para participar en reuniones con representantes de PDVSA.
El extranjero era representante de una empresa alemana que comercializa equipos y materiales médicos, pero además de la empresa KCI, dedicada tanto al ramo de bienes y raíces, como a la industria de la perforación de túneles, la petrolera y gasificación, es especial la submarina.
De acuerdo a su currículo, era asesor de empresas, bienes raíces e Inversiones. En su país había ocupado cargos públicos y como inversionista en la empresa privada, lo que hace presumir que su viaje a Venezuela que además no era el primero, estaba relacionado con este tipo de negocios con el Estado.
El extranjero ingresó al país con un pasaporte diplomático provisional en un vuelo de la línea aérea Lufthansa, según informó a través de las agencias internacionales, el secretario y portavoz del consulado de Alemania en Venezuela Moritz Jacobs Hagen.
La División contra Homicidios del Cicpc investiga si la banda que interceptó al alemán a ingreso en el hotel lo siguió desde el Aeropuerto de Maiquetía. Kleuters fue custodiado por dos escoltas que lo buscaron a su llegada en una camioneta Toyota Sequoia gris.
Cuando el vehículo se detuvo frente al Lobby el empresario se bajo. Camino al lobby fue sometido. Tenía en su poder un maletín donde guarda documentos y algo de dinero, pero al parecer lo que llamó la atención de los delincuentes fueron unas yuntas de oro que llevaba ajustadas a su camisa y un costoso reloj que lucía.
Kleuters solo llegó con una maleta de mano en la que tenía pocas mudas de ropa. Su intención era participar en unas reuniones de negocios en el país y regresar a Alemanía.
Custodiado
por funcionarios
De manera extraoficial se conoció que los escoltas que lo esperaron en el aeropuerto son funcionarios activos. El herido, Pedro Jesús Castellanos, es sargento ayudante de la GNB. Presuntamente, junto a su compañero que resultó ileso, prestaba servicios para una compañía de vigilancia que pertenece a un oficial de ese componente castrense.
Cuando el empresario fue sorprendido por uno de los atracadores, los escoltas intervinieron pero se produjo el intercambio de disparos. En el sitio, sobre una jardinera quedó tendido uno de los delincuentes que portaba una cédula de identidad a nombre de Arnulfo Pérez Morales, de 39 años.
Al pesquisar esa identidad se supo que era falsa. En realidad el abatido era Julio César Corales Machado, de 33 años, solicitado por el Juzgado 5° de Control de Barcelona en fecha 6 de febrero del 2014 por el delito de robo agravado.
Corales estaba solicitado además por el tribunal 26 de Control del AMC, desde el 2013; ante la subdelegación Vargas del Cicpc, por Homicidio Intencional y por el 39 de Control del AMC, en fecha 4 de marzo del 2010.
Tenía tres solicitudes más ante los juzgados 15 del Control, 21 de Control y 39 de control del AMC. A lo que se le suma un registro policial por el delito de hurto genérico en fecha 8 de marzo del 1999.
Dos están en fuga
De acuerdo a las pesquisas dos miembros de la banda lograron escapar, en medio de la confusión y el caos que se originó en el hotel en medio de la balacera que causó destrozos en los vidrios y mobiliario del Hotel Eurobuilding.
Kleuters recibió disparos en el tórax y en una pierna. Murió cuando era atendido en la clínica Rescanven de Chuao, mientras que el funcionario que lo escoltaba, fue herido de tres impactos de bala en el brazo, costado izquierdo y en un pie, respectivamente. Fue recluido en la Clínica El Ávila.
La policía presume que uno de los antisociales que huyó también iba herido, por lo que se realizó un recorrido por diferentes hospitales sin éxito. El cadáver de Christophorus Wilhelm Kleuters fue ingresado a la morgue de Bello Monte con el número 213 del mes.
Segunda víctima
Este es el segundo ciudadano alemán que pierde la vida en el país por la violencia. El 7 de enero pasado, el turista Gold Hahm Hors Kurt, fue asesinado en las inmediaciones del centro comercial Sambil en la isla de Margarita. Había llegado en un crucero que recorría El Caribe y que incluía a Porlamar en el paquete turístico.
El empresario alemán Christophorus Wilhelm Kleuters, de 57 años, asesinado la tarde de este miércoles en el Hotel Euribuilding, en Caracas, había llegado a Venezuela procedente de Frankfurt, para participar en reuniones con representantes de PDVSA.
El extranjero era representante de una empresa alemana que comercializa equipos y materiales médicos, pero además de la empresa KCI, dedicada tanto al ramo de bienes y raíces, como a la industria de la perforación de túneles, la petrolera y gasificación, es especial la submarina.
De acuerdo a su currículo, era asesor de empresas, bienes raíces e Inversiones. En su país había ocupado cargos públicos y como inversionista en la empresa privada, lo que hace presumir que su viaje a Venezuela que además no era el primero, estaba relacionado con este tipo de negocios con el Estado.
El extranjero ingresó al país con un pasaporte diplomático provisional en un vuelo de la línea aérea Lufthansa, según informó a través de las agencias internacionales, el secretario y portavoz del consulado de Alemania en Venezuela Moritz Jacobs Hagen.
La División contra Homicidios del Cicpc investiga si la banda que interceptó al alemán a ingreso en el hotel lo siguió desde el Aeropuerto de Maiquetía. Kleuters fue custodiado por dos escoltas que lo buscaron a su llegada en una camioneta Toyota Sequoia gris.
Cuando el vehículo se detuvo frente al Lobby el empresario se bajo. Camino al lobby fue sometido. Tenía en su poder un maletín donde guarda documentos y algo de dinero, pero al parecer lo que llamó la atención de los delincuentes fueron unas yuntas de oro que llevaba ajustadas a su camisa y un costoso reloj que lucía.
Kleuters solo llegó con una maleta de mano en la que tenía pocas mudas de ropa. Su intención era participar en unas reuniones de negocios en el país y regresar a Alemanía.
Custodiado
por funcionarios
De manera extraoficial se conoció que los escoltas que lo esperaron en el aeropuerto son funcionarios activos. El herido, Pedro Jesús Castellanos, es sargento ayudante de la GNB. Presuntamente, junto a su compañero que resultó ileso, prestaba servicios para una compañía de vigilancia que pertenece a un oficial de ese componente castrense.
Cuando el empresario fue sorprendido por uno de los atracadores, los escoltas intervinieron pero se produjo el intercambio de disparos. En el sitio, sobre una jardinera quedó tendido uno de los delincuentes que portaba una cédula de identidad a nombre de Arnulfo Pérez Morales, de 39 años.
Al pesquisar esa identidad se supo que era falsa. En realidad el abatido era Julio César Corales Machado, de 33 años, solicitado por el Juzgado 5° de Control de Barcelona en fecha 6 de febrero del 2014 por el delito de robo agravado.
Corales estaba solicitado además por el tribunal 26 de Control del AMC, desde el 2013; ante la subdelegación Vargas del Cicpc, por Homicidio Intencional y por el 39 de Control del AMC, en fecha 4 de marzo del 2010.
Tenía tres solicitudes más ante los juzgados 15 del Control, 21 de Control y 39 de control del AMC. A lo que se le suma un registro policial por el delito de hurto genérico en fecha 8 de marzo del 1999.
Dos están en fuga
De acuerdo a las pesquisas dos miembros de la banda lograron escapar, en medio de la confusión y el caos que se originó en el hotel en medio de la balacera que causó destrozos en los vidrios y mobiliario del Hotel Eurobuilding.
Kleuters recibió disparos en el tórax y en una pierna. Murió cuando era atendido en la clínica Rescanven de Chuao, mientras que el funcionario que lo escoltaba, fue herido de tres impactos de bala en el brazo, costado izquierdo y en un pie, respectivamente. Fue recluido en la Clínica El Ávila.
La policía presume que uno de los antisociales que huyó también iba herido, por lo que se realizó un recorrido por diferentes hospitales sin éxito. El cadáver de Christophorus Wilhelm Kleuters fue ingresado a la morgue de Bello Monte con el número 213 del mes.
Segunda víctima
Este es el segundo ciudadano alemán que pierde la vida en el país por la violencia. El 7 de enero pasado, el turista Gold Hahm Hors Kurt, fue asesinado en las inmediaciones del centro comercial Sambil en la isla de Margarita. Había llegado en un crucero que recorría El Caribe y que incluía a Porlamar en el paquete turístico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario