lunes, 14 de septiembre de 2015

Refinería de Aruba no arranca aunque CITGO quiera



La Refinería Valero es vital para la economía de Aruba, primero porque era un importante generador de empleos para San Nicolás, segunda ciudad en importancia de la isla, segundo porque producía combustible para consumo interno, aumento del PIB y pago de impuestos. La empresa norteamericana Valero Energy la operaba, pero desde que decide cerrarla, por baja rentabilidad, el gobierno de Aruba no logra llegar a ningún acuerdo para reabrirla.
El primer ministro y el parlamento tocaron mas no pudieron abrir las puertas del gobierno chino y de PDVSA, directamente y a través de CITGO. Hasta ahora se oía de supuesto interés por parte de operadores de refinería para el proceso de reapertura procedentes de Ecuador, Medio Oriente, Panamá y Estados Unidos. PDVSA y Citgo también habrían manifestado interés en operar la refinería, en caso que sea factible el reinicio de sus operaciones, pero las posibilidades cada vez se ven más lejanas, mas aún con la dramática caída de los precios del petróleo.
En respuesta a una solicitud establecida por el Parlamento de Aruba fue instalada una comisión, conformada por siete expertos internacionales, que analizará las posibilidades de retomar las operaciones petroleras en la isla caribeña. La comisión, ya en funciones, presentará un informe preliminar. La misma también estudia la factibilidad de posibles inversionistas potenciales para operar la planta petrolera ubicada en la isla de Aruba.
La refinería de Aruba, que posee una capacidad instalada de procesamiento de 235 mil barriles por día, se encuentra paralizada desde el segundo semestre del 2012, cuando Valero Energy, propietaria de las instalaciones, manifestó la imposibilidad de mantener las actividades refinadoras y redujo operaciones y su plantilla laboral.
Andin Bikker, senador de Aruba y presidente de la comisión encargada de compañía estatales y compañías de ejecutividad, explicó que la solicitud de una comisión de análisis se dio al considerar que se han dejado de percibir entre 12% a 15% de los ingresos locales (que en total representan unos 2.5 billones de dólares) a raíz de la paralización de la actividad petrolera.
"Es algo sustancial para cualquier economía, además actualmente la economía de Aruba está erradicada y dependiente sobre la industria de turismo" dijo Bikker, miembro del Partido Democracia Real (PDR).
La comisión de expertos, que combina entes del Gobierno y del sector privado, busca hacer el "último intento" de inventariar las posibilidades de reapertura de la refinería. Tras la entrega de su informe preliminar se estudiarán, por un periodo tentativo de seis meses, las propuestas planteadas por una fracción del senado, perteneciente al partido de Gobierno, sobre otras posibles actividades productivas que se puedan desarrollar en el área donde está ubicada la refinería.
La comisión, para estudiar la posibilidad de reiniciar las labores de refinación en Aruba, adelantará también conversaciones con distintos inversionistas que quieran explorar la posibilidad de reapertura.
Hasta ahora se reporta interés de operadores de refinería para el proceso de reapertura procedentes de: Ecuador, Medio Oriente, Panamá y Estados Unidos. PDVSA y su filial Citgo también han manifestado interés en operar la refinería, en caso que sea factible el reinicio de sus operaciones.
Bikker sostiene que la solicitud de instalación de una comisión se produjo luego de distintos encuentros con expertos que concluyeron que "es un reto difícil, pero no imposible", destacando un informe previo presentado por Nelson English, experto petrolero quien por más de once años operó en la refinería de Aruba.
Las proyecciones señalan que al final del 2015 se pueda definir si la refinería de Aruba reiniciará operaciones o no, sin embargo se trata de un "periodo de orden" lo que podría significar que la decisión final requiera un tiempo mayor.
Aunque el Ministerio de Energía de Aruba manifestó no estar posición de ofrecer declaraciones oficiales sobre la comisión de evaluación, confirmó la solicitud e informó que se espera que en seis meses se obtengan resultados sobre el análisis de factibilidad de retomar operaciones de refinación petrolera en la isla caribeña.

Las relaciones petroleras venezolanas con Aruba, país autónomo insular del Reino de los Países Bajos, nunca han implicado grandes negocios que pudieran generar conflictos graves para Venezuela e incluso para la misma Aruba, dijo Ramón Castro Pimentel, analista y ex funcionario de Pdvsa.
El único acuerdo que mantiene Petróleos de Venezuela con la norteamericana Valero Energy, dueña de la Refinería de Aruba, que procesa 235.000 barriles por día (bpd), es el almacenaje de 4 millones de barriles de crudo tras el cierre de esa planta refinadora en septiembre de 2012.
La refinería -que aún sigue paralizada- ha sido confinada por Valero Enery a guardar sus refinados propios y también algunos derivados intermedios de Pdvsa, principalmente nafta pesada proveniente del Centro de Refinación Paraguaná, que se exporta hacia Estados Unidos.
Durante 2013, Pdvsa y Valero Energy iniciaron conversaciones para poner a funcionar el ingenio refinador. Entre las posibilidades, Pdvsa aspiraba a alquilar las instalaciones y elevar su capacidad de procesamiento.
Sobre las ventas de crudo de Venezuela a Aruba, el informe anual de Pdvsa reseña que en 2013 se enviaron 13.000 bpd, lo cual significó una baja con respecto a los suministros de 2012 (18.000 bpd).
En Curazao es la cosa. Pero con Curazao las cosas son distintas. Pdvsa asumió en 1985 las operaciones de la Refinería Isla en un contrato de alquiler con el gobierno de Curazao por 20 años. En 1994 se llevó a cabo una renegociación donde se acordó una extensión del arrendamiento hasta 2019, y en 2012 fue acordado que Pdvsa realizara más inversiones.
Esa refinería de Curazao tiene una capacidad de 335.000 bpd y procesa crudo venezolano liviano y pesado. Los productos van al Caribe y Centroamérica, y una pequeña parte se queda en la isla. En 2013, los envíos promediaron 170.000 bpd.

En el 2014 un empresario alemán se interesó en comprar la refinería de Aruba. Para concretar su oferta viajó desde Alemania hasta Caracas en el avión de Roberto Rincón. Pasaría una noche en el Hotel Eurobuilding, para continuar hacia la isla. Pero llegando al hotel fue asesinado, víctima de un supuesto atraco, donde les apareció la alta suma de dinero en efectivo que llevaba consigo. Muchas hipótesis se han tejido sobre su muerte.

Con desespero el diputado de la isla, Glenbert Croes, en fin común al del premier Mike Eman, acudió a PDVSA La Campiña para buscar un acuerdo con PDVSA, pero ésta no lo tiene entre sus prioridades. Las conversaciones estuvieron muy adelantadas durante la gestión como cónsul de Javier Arias y con su breve sucesor, pero en la actualidad el consulado no participa en las negociaciones.
El diputado del MEP apeló a sus relaciones con Valentín Santana, el colectivo La Piedrita y el hijo del presidente de Surinam, actualmente preso en Nueva York por sus vinculaciones con el narcotráfico.
Los mayores interesados en poner a andar de nuevo la refinería de la isla están en Aruba y en CITGO, donde contratistas, ejecutivos y socios, tienen colonizada la isla, propiedades, relaciones cercanas con el poder y protección de la policía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario