martes, 17 de julio de 2018

León Salazar, socio de exalcaldes Jhonnathan Marín y Guillermo Martínez, investigado por tráfico de droga a través de MRW


León Salazar, quien se oye sería socio y/o testaferro de los ex alcaldes del oriental estado de Anzoátegui, Jhonnathan Marín y Guillermo Martínez, tendría al parecer orden de captura, luego de detectarse el tráfico de grandes alijos de cocaína a través de agencias de la franquicia internacional de envíos y encomiendas MRW, pertenecientes a Salazar bajo la figura de franquiciante, ubicadas en la zona norte de Anzoátegui.

 

La droga era introducida en Venezuela a través del Puerto de Guanta, gracias presuntamente a los contactos de Marín y distribuida nacional e internacionalmente.
¿Qué dirán ahora quienes aparecían públicamente al lado de Salazar en diversos actos? Se cae entonces una tesis esparcida donde se aseguraba que Jhonnathan Marín había llegado a un presunto acuerdo con el Ministerio Público para dar marcha atrás a las investigaciones en su contra y no tocar sus intereses, pues ha sido el propio Fiscal General Tarek William Saab, quien se ha puesto al frente de las medidas de captura contra los implicados en el tráfico de droga por MRW.

 
Jhonnathan Marín y Esneidy Mayerling Villanueva de Marín

 
Guillermo Martínez (centro) junto a León Salazar

León Salazar figura como propietario y presidente ejecutivo del diario Nueva Prensa de Oriente, medio impreso víctima de un ‘maleficio’ desde que el difunto Rubén Gamarra, quien fuera su propietario, muriese envenenado presuntamente por su esposa, Jalousie Fondacci.
Hasta ahora ningún diputado de la oposición se ha pronunciado sobre este tema. León Salazar es cabeza visible de un megafraude contra el Estado venezolano que partiría de la venta de unos lotes de terreno en los sectores Caicara y Nueva Barcelona de Anzoátegui, así como en otros negocios turbulentos efectuados bajo la gestión de Guillermo Martínez, anterior alcalde de Barcelona.
León Salazar realiza actualmente la apertura en España de oficinas de CAMIN, una empresa de envíos aéreos y marítimos. En caso de demostrarse su implicación en el tráfico de droga, sería entonces un mecanismo para su posible traslado y el lavado de millones de dólares producto del narcotráfico, que se afinaría con una estructura financiera de blanqueo de capitales en el país ibérico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario