sábado, 20 de enero de 2018

La mafia de José Angel Cruz Romero en el Occidente de Venezuela

 

En más de las confesiones y relatos de un patriota cooperante se informa sobre la forma como operan las mafias con poder en Venezuela.

El empresario y narcotraficante José Ángel Cruz Romero, oriundo del estado Falcón, movilizó todos los recursos posibles para lograr la liberación de su imprescindible Alí, así era como se identificaba mi compañero de celda, quien se encontraba preso en el refugio de extranjeros ilegales en Aruba. Como la detención fue ejecutada por la policía que opera en el aeropuerto, el fiscal que tenía en sus manos la investigación por el pasaporte falsificado que portaba cuando fue detenido les ordenó continuar con la investigación. Alí fue trasladado para el consulado colombiano, ya que se presumía tenía nacionalidad de la hermana república. Era la segunda vez que era detenido en Aruba con un pasaporte falso, usurpando otra identidad. En esta ocasión usurpaba la de un hermano difunto.
Desde hacía meses, Cruz Romero legitimaba capitales comprando inmuebles en Aruba y Curazao. El subfiscal y funcionario de policía aeroportuaria Mario Wernet, alias Shumai, viajó a Colombia para supuestamente practicarse un chequeo oncológico. Allí habría recibido 50 mil dólares que le envió Cruz Romero para liberar cuanto antes a Alí. Al llegar a la isla la semana siguiente, Wernet le ordenó a su subalterno Inocencio Matos, iniciar el trámite administrativo para deportarlo a Venezuela. Matos recibió la mitad del dinero los primeros días de febrero, y aprovechando que se inauguraba en el Aeropuerto Reina Beatrix una nueva sección exclusiva para el tráfico norteamericano, en medio del arribo de decenas de aeronaves con motivo del acto, Wernet ordenó que Alí fuera deportado en un avión fletado por Cruz Romero. La verdadera identidad de Alí nunca fue establecida. Se trata del hombre que conocía los detalles más íntimos de José Ángel Cruz Romero: amantes, propiedades, negocios, contactos en PDVSA Occidente (José Luis Parada), sobornos y dinero lavado.
José Ángel Cruz Romero manejaba a su antojo la plana mayor de Pdvsa Occidente y era el mayor contrabandista de gasolina hacia las islas del Caribe y Colombia. Romero también había sido acusado por tráfico de droga, sicariatos y paramilitarismo.
En febrero del 2016 la División Nacional Contra Robos anunció la captura de José Ángel Cruz Romero, líder del cártel Paraguaná, quien estaba señalado por el delito de homicidio y era conocido como financista de grupos irregulares en la zona centro-occidental de Venezuela, además de ser dueño de una reconocida empresa de transporte en Punto Fijo.

 

El líder del cártel, estaba solicitado por estar involucrado en el homicidio del comerciante venezolano Luis Felipe Toledo Thompson, de 57 años de edad, apodado “Pillo”, el 15 de septiembre del 2014, en una finca del sector El Taparo, donde se construía una gallera, del que se presume pudo haber sido por equivocación.
Extraoficialmente a Romero se le atribuye la autoría intelectual de la muerte de su rival y adversario Simón José Álvarez Antúnez, muerte que también se llegó a relacionar con Hugo Carvajal Barrios, ya que se produjo en su finca.
Los hijos de Cruz Romero, también ligados al narcotráfico y a diferentes delitos, estuvieron presos en Colombia, esperando ser extraditados a USA.

El relato del patriota cooperante promete ahondar a futuro más en la mafia de José Ángel Cruz Romero y sus conexiones. @RFernan11

No hay comentarios:

Publicar un comentario