miércoles, 7 de septiembre de 2016

Aruba se apoya en Venezuela para salir del atolladero

 

La situación política y social está particularmente difícil y complicada en Aruba con la disminución del flujo de turistas, el costo de la vida elevado y la escasez de puestos de trabajo. El desfile de venezolanos ha traído desabastecimiento en el país, por primera vez después de la segunda guerra mundial, mientras se incrementan los índices de delincuencia, prostitución y tráfico de drogas. El premier Mike Eman depende básicamente de PDVSA para tratar de sacar a la ínsula del atolladero, mientras pasan los meses esperando a que la refinería Valero reinicie operaciones. Todo podría complicarse si la antigua operadora acude a las cortes internacionales de arbitraje para que le reconozcan su propiedad e inversión. Para evitar perder las próximas elecciones, el partido de Eman podría explorar otras candidaturas distintas a la suya. La DEA entretanto vigilaría a la isla y a personeros del gabinete arubeño, que se sospecha podrían tener que ver con organizaciones narcotraficantes o terroristas que operan en las proximidades del país. Un panorama realmente sombrío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario