martes, 22 de diciembre de 2015

¿El cartel de Sinaloa en Aruba?

 

Revelaciones hechas por testigos a la Seguridad Nacional de Aruba se oye que comprometían a ministros y altos funcionarios de la isla con el duque Roberto Rincón, funcionarios, boliburgueses, banqueros y ex-diputados. El expediente de varias piezas fue declarado asunto de seguridad nacional. Sin embargo el asesor de la Seguridad Nacional Luis Correa, lo desestimó en 2014. Meses después con la detención del Pollo Caravajal se confirmaron parte de las revelaciones. Pero quién era el asesor de la Seguridad Nacional, nada más que el ex-director de la extinta CONACUID y de la ONA Luis Correa, nombre que ha de resultar conocido en buena lid para el Cartel de Sinaloa.
En el 2010 Correa fue detenido en la DIM, aun y cuando había sido ex director de la Oficina Nacional Antidrogas y era en ese momento subdirector del Servicio Bolivariano de Inteligencia. Luis Correa fue dejado libre durante la audiencia de presentación en la Fiscalía Militar. El abogado defensor, Vicente Puppio, informó que en la audiencia fue acusado de los delitos de porte ilícito de armas e intercepción de comunicaciones. Trascendió a los medios de comunicación que también era señalado por los presuntos delitos de traición a la patria y venta de información clasificada a potencias extranjeras. El diario 2001 reportó que de acuerdo a una versión, la detención de Correa tendría que ver con su enorme fortuna, jaquear correos y grabar conversaciones de manera ilegal. Se esperaba que la audiencia de presentación fuera en el Palacio de Justicia de Caracas, pero luego se informó que tuvo lugar en los tribunales militares.
Correa presidió la Comisión Nacional contra el Uso Ilícito de Drogas (Conacuid) desde el 17 de mayo de 2005 y fue el primer director de la ONA desde el 30 de enero de 2006 y hasta el 6 de febrero de 2007. De hecho sus servicios para la Seguridad Nacional de Aruba son considerados como traición a la patria, sin incluir servicios similares para el imperio. Pero esta no es toda la historia alrededor de Correa. Un avión DC-9 procedente de Venezuela figuraba como chárter turístico, pero el 10 de abril de 2006 aterrizó en las costas del sur de México no precisamente con pasajeros en bermudas y franelas de playa, sino con 128 maletas repletas de cocaína. Si bien el escándalo se diluyó después de que el Gobierno rechazara que la droga fue cargada en el país, unos documentos archivados en los tribunales mexicanos ahora dejan ver que células del narcotráfico utilizaron el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía como puente aéreo en esa y otras oportunidades. El entonces presidente de la Oficina Nacional Antidrogas, Luis Correa, garantizó que el delito no se cometió en Maiquetía. "No puedo decir si el avión paró en Colombia, Panamá u otro lugar, pero de lo que tenemos evidencias contundentes es que salió vacío de Venezuela", señaló el 25 de abril de 2006 dos semanas después del incidente.

 

Investigaciones y pesquisas recientes han determinado que policías se concertaron para exportar la droga, a cambio de lo cual recibieron un millonario pago por sus servicios. Todo inculpaba también a Correa. Estos trabajaban para el Cartel de Sinaloa, la organización criminal más grande de México, que infiltró el aeropuerto de Maiquetía, para embarcar y transportar toneladas de cocaína. La historia oficial advierte que una aeronave DC-9 de bandera norteamericana, procedente de Venezuela con las siglas N900SA, fue interceptada con más de 5 toneladas de droga en el aeropuerto de Ciudad del Carmen, donde otro avión sospechoso modelo Falcon 20, de siglas XB-IYK, estaba estacionado en el hangar de enfrente, para recibir las 128 maletas y continuar de esa forma un periplo cuyo destino final era Estados Unidos. La travesía de las maletas de droga terminó cuando las autoridades mexicanas detuvieron a varios de los tripulantes de las dos aeronaves. Ni aquí ni allá, sin embargo, hubo quien advirtiera que el segundo avión -el Falcon 20 que esperaba las maletas dentro de México- se le había visto por Maiquetía en otras oportunidades. Y nada más y nada menos que en la misma rampa 7 del terminal auxiliar, donde comenzó el escándalo de las ya célebres 128 maletas. El gobierno garantizó en 2006 que 5,5 toneladas de cocaína no fueron embarcadas en Maiquetía ni en ninguna otra parte del territorio venezolano. Pero sea como sea al menos en dos oportunidades, los mismos actores relacionados con el Cartel de Sinaloa se valieron de la misma pista, el mismo hangar y el mismo terminal aéreo, para estacionar el otro avión implicado en el trasiego de droga más grande que recuerdan en los aeropuertos de la región. Así consta en los Permisos de Aterrizaje y Despegue Internacional que guarda el Instituto Aeropuerto Internacional de Maiquetía. Según unos formularios que archivaron con fecha de 2 de noviembre de 2005 y 10 de febrero de 2006, el Falcon 20 que continuaría el periplo de las maletas desde México también había entrado y salido de Maiquetía a nombre de un mexicano de nombre Raúl Jiménez Alfaro, que resultó ser Fernando Blengio, mejor conocido como uno de los pilotos de Joaquín Guzmán Loera, alias el Chapo Guzmán, el narcotraficante más buscado de México. Tras un proceso legal, que en México permite solicitar información a través de mecanismos establecidos en su Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, ahora queda claro que el piloto del Chapo Guzmán pasaba temporadas trabajando bajo el seudónimo de Raúl Jiménez Alfaro en Caracas."Yo llamaba de la oficina a Venezuela a Raúl Jiménez Alfaro porque él viajaba mucho a Venezuela", declaró uno de los inspectores aeronáuticos mexicanos que fueron llamados a colaborar en el juicio y que más tarde, cuando le mostraron una foto del personaje, sin saberlo terminó confirmando que se refería al piloto del Chapo Guzmán: "Lo identifico como Raúl Jiménez Alfaro y en este caso me entero escuchando comentarios que responde al nombre de Fernando Blengio Ceseña y solamente he escuchado comentarios que es Blengio". Las ya célebres 128 maletas repletas de droga son solo el desliz de una red de narcotraficantes que se valieron de algunas de las instalaciones aeroportuarias más importantes del país. Aunque los fiscales venezolanos se limitaron a investigar a tres empleados de Maiquetía, la justicia mexicana concluyó que "las actividades que se desarrollaban por dicha célula, relacionadas con las conductas ilícitas de tráfico y transporte de cocaína, llegaba de Venezuela vía aérea, para su distribución y transportación a la frontera de Estados Unidos de Norteamérica".La ruta de la droga fue dibujada en México e incluso en Estados Unidos, donde el piloto del Chapo Guzmán fue condenado a 13 años de prisión y otros 5 de libertad supervisada por usar aviones estadounidenses para el narcotráfico. A Blengio lo arrestaron en República Dominicana en 2011 y de allí pasó a una corte del Distrito Sur de la Florida. Sin embargo, su detención pasó desapercibida porque -como en Maiquetía- otra vez se había cambiado el nombre. Al principio del juicio, la fiscal Andrea Hoffman no se percató de que lo había presentado con otro de sus seudónimos, pero sea como sea en su acusación tampoco faltaron palabras para las artimañas que él y otros traficantes han estado empleando en esta parte del mundo."Hay una industria artesanal en los Estados Unidos, que está falseando registros de aviones norteamericanos y empleándolos fuera del país para el tráfico de drogas", dijo la fiscal el 29 de noviembre de 2011 en una de las audiencias en la que presentaba a Blengio frente a la jueza Patricia Seitz. "Las rutas más largas que hay en estos momentos en el mundo están embarcando en un área llamada Apure, en Venezuela; los traficantes salen volando de allí hasta llegar a las afueras del espacio aéreo de Colombia donde cruzan hasta Honduras y Guatemala". Al percatarse quizás del papel que jugaba el Cartel de Sinaloa, el gobierno de Aruba prescindió de Luis Correa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario